buscar en esta web

"Siempre estaré donde los empobrecidos protagonicen su vida personal y colectiva"
Selección de textos, vídeos y reflexiones

Últimos artículos

Sensibilidad asociativa
El funcionamiento de una asociación autogestionaria es un problema de sensibilidad asociativa
La persona humana, único valor sagrado
Y es la necesidad de desarrollarse de todo ser humano la que le hace más digno. Y eso en política y en economía habrá que tenerlo en cuenta.

Julián G. del Castillo

Autogestión de los pueblos

 

En los últimos tiempos son numerosos los libros y artículos que tienen como tema central la DEMOCRACIA. Hasta el presidente Clinton, prototipo del imperialismo, se ha permitido, tras asegurar la democracia en América, darse un paseíto por África para hablar de lo mismo y, por debajo de la mesa, lanzar una réplica de estrategia a Francia para ocupar la primacía en el continente. Es claro que este objetivo hoy exige un planteamiento político aceptable por la opinión pública del mundo y, ese planteamiento, es el de la democracia. ¡Qué felicidad, todo el mundo en democracia!

            Pero tanto si observamos los acontecimientos como si meditamos gran parte de lo que se escribe, nos hacemos conscientes de que el tigre no se convierte en vegetariano. La definición más clara de democracia es la más clásica: "Poder del pueblo, por el pueblo y para el pueblo ». Es decir, AUTOGESTIÓN. Poder DEL, POR y PARA el pueblo, nada de participación. Cuando tenía 11 años el capitalismo me llamó a participar en la economía sacándome de la escuela y poniéndome a trabajar; esa participación no sólo no hacía democracia, sino que destrozaba mi vida.

            Esta es la democracia que ahora ofrece el capitalismo financiero. Todos a participar, hasta los niños, aunque haya que esclavizarlos, pero de ninguna manera que ninguno gestione. Participar, SÍ; gestionar, NO. Esta es la oferta que Clinton ha llevado a África tras haberl berlin muro 4 a sembrado en Asia y América. Los pueblos son conducidos así a la participación que oprime, no a la gestión que libera.

            Levantamos la voz de alerta. La democracia de participación genera, si lo necesita, hasta fascismos, tanto para la derecha como para la izquierda. Así lo hemos conocido en la historia y se puede repetir.

            Sólo la AUTOGESTIÓN de los pueblos impide los fascismos, tanto el de los ricos como el de los pobres. Sólo así se hace democracia que, sea poder del, por y para el pueblo.

“Autogestión”: Autogestión , nº 24 junio de 1998

 

¡Asociación o muerte!

 Cuando nos asociemos para realizar el servicio cristiano de la emancipación de los pobres -evangelización- la organización en que la que lo hagamos, ha de ser: un instrumento gracias al cual efectuamos la solidaridad de forma permanente con todos los hombres desde los pobres…

Servir al ideal cristiano es optar por una forma de vida frente a las demás formas de vida. Hemos de intentar el diálogo con los demás de manera permanente, pero nunca a costa de traicionar el Ideal. Siempre abiertos al diálogo "con hechos y de verdad", pero ello nos debe cerrar al amiguismo, a la concertación entre Cristo y el Demonio, el contubernio, la conspiración por la espalda, en una palabra, a todo tipo de politiquería, y ésta se dará siempre que queramos servir a los pobres y llevarnos bien con sus opresores. Y es posible que no seamos conscientes de que esto lo estemos hacemos.protagonismo

El Movimiento Cultural Cristiano se siente solidario con todas las personas y asociaciones de buena voluntad que se planteen hacer de nuestra sociedad, insolidaria con los pueblos hambrientos, una sociedad solidaria. Pero simultáneamente es consciente de que al combatir las causas del hambre es incompatible con maquillar a este sistema...

Conclusión: Hoy, más que nunca, ya que el problema del hambre es el mayor crimen de la historia de la humanidad, el lema "Asociación o muerte" es verdad ineludible. Y esa asociación, en nuestro caso, se asienta sobre un trípode: Apostólica, Militante, desde los Pobres.

Julián Gómez del Castillo

 

Familia solidaria, fuerza de cambio

 

El miedo sólo es vencido por el amor, así una madre bajo la tormenta corre hasta donde sea por salvar a un hijo enfermo.

Al faltar el amor, el vacío se llena con cosas. Hijos educados en la permisividad y en el capricho; y millones de hermanos muriendo de hambre, y nosotros y nuestros hijos teniendo fines de semana "libres".2015172 Familia

Desde el punto de vista cristiano, la familia sólo tiene un fin: construir el Reino de Dios. Si el Reino se construye haciendo justicia, el fin de la familia es la lucha por la justicia. Por encima de los hijos, de la mujer, del marido, de padres y madres, de hermanos, etc... está construir el Reino de Dios, el matrimonio se encuentra, hombre y mujer, en esa lucha. Y hacer otra cosa es no hacer el plan de Dios.

El Mandamiento nuevo, el amor, entendido como dar la vida por el otro hasta morir, debe ser la base del matrimonio, y no otro. Y en el amor no hay derechos, sólo hay que dar, o hay donación o no hay matrimonio. Donde y cuando hay amor sobran las leyes, no sirven, estorban.

En nuestra vidas falta la lucha y el matrimonio requiere esta lucha; la buena vida, la de no lucha, corrompe el matrimonio, al igual que se corrompe el ser humano.

Con amor «a fondo perdido», amor como donación al otro, sólo así es posible el matrimonio cristiano; porque sólo el amor es liberador. La sociedad nos vende como "amor" la carnalidad y la zoología.

El matrimonio de por vida sólo es posible si hay amor, que existe sólo desde la lucha por la justicia.

Dios, que es Amor, se hace compañero nuestro, se da en el matrimonio, como fortaleza para la lucha. El matrimonio (hombre, mujer y Dios) puede ser testimonio de vida solidaria de por vida. Y como Dios ya venció, la victoria es segura, Él está con nosotros para cambiar el mundo.

Tenemos obligación de hacer un mundo justo para nuestros hijos ya antes de que nazcan, es posible amarlos, luchando, sin conocerlos, y por tanto estamos educando a los hijos para la lucha.

Pío XII, ya en los años 40, hablaba de un cristianismo falso (el que separa religión y vida), que es serio obstáculo para el matrimonio cristiano.

La religión de Jesús, o se vive en la vida, hacerse vida, o es falso, sólo es para la vida. Dios se hizo hombre en su hijo para vivir la vida de los hombres…

Toda la Palabra de Dios se nos dio para la vida. No decir: "Señor, Señor", sino cumplir, hacer la voluntad del Padre.

La fuerza de cambio que necesita la sociedad está en la familia solidaria, que es entusiasmante y es capaz de crear a su alrededor entusiasmo. Entusiasmo y solidaridad que sólo se transmite desde el testimonio vital y nunca desde la palabrería.

(Jornada sobre noviazgo y familia; en Las Palmas de Gran Canaria, boletín nº 33, abril 2001)

 

JSN Kido template designed by JoomlaShine.com