Estructuras de pecado y espiritualismo

Compartir artículo...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Espontáneamente nos viene a la mente la siguiente pregunta: ¿Qué entendemos por espiritualismo? Y sin intentar afeitar la calavera, nos respondemos: Disociar la vida del espíritu del resto de la vida humana. Romper a la persona humana haciendo que una persona se dedique al espíritu y otra a la sociedad. Adorar al Dios que está de tejas para arriba, olvidando al que está de tejas para abajo. Creer en Jesucristo Dios separado del Jesucristo hombre. Todo ello, con las consecuencias correspondientes.

niños indiosPero para ver cual son las consecuencias es fundamental observar cuál son las actitudes sociopolíticas del espiritualismo: sus obras, ya que por las obras nos conocerán.

            El espiritualismo, al vivir roto, no llegará a ser consciente de la existencia del mundo institucional y estructural que tan decisivamente influye en la sociedad y en el hombre; será capaz de ejercer, hasta heroicamente, la caridad individual, pero nunca verá la caridad política; presumirá de no meterse en política , aunque ésta multiplique el hambre de los hermanos y el haga la política de desentenderse; estimará que vive la comunión cristiana, pero no será capaz de descubrir la solidaridad, aunque el Papa enseñe que Dios es solidaridad… Políticamente será conservador; ¿qué hay 2.500.000 de parados? hagamos algo “poco a poco”; en el fondo, busquémosles trabajo uno a uno; aunque vayan al paro un millón en un año: ¿qué hemos pasado del 37% de hambrientos en 1900, al 81% de hambrientos en el año 2000?, sigamos abriendo comedores para 40, a pesar de que sepamos que en el tiempo que empleamos en abrir ese comedor hay 40.000 hambrientos más, ¿qué Pío XI, el año 1931, hablara de la existencia del “imperialismo internacional del dinero” y Juan Pablo le acusará de la situación actual de nuestro mundo? , el espiritualista organizará una fiesta benéfica para los pobres, o una colecta al año, con ello comprará tranquilidad de conciencia; si hay que votar, el espiritualista entenderá que no se debe votar aborto – y está bien- pero no verá que el capitalismo es CRUEL… y le votará con tranquilidad de conciencia. El hará asistencia individual sobre hechos individuales, sin dedicar el mínimo esfuerzo a la acción asociada. Y lógicamente confundirá lo urgente y lo importante.

 

Estrategia: coordenadas, boletín de militantes de MCC, nº 4 julio 1994, pag. 27

Compartir artículo...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin